LA COBERTURA MEDIÁTICA DE LAS PROTESTAS DE LA CNTE

Posted on

Por Enrique Tinoco Valle*

 

Image
Foto tomada de http://amqueretaro.com/

Flojos, revoltosos, incompetentes y conflictivos, son algunos de los adjetivos adjudicados a los maestros de la Sección XXII de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE). Esta imagen generalizada se ha cristalizado en una actitud predominantemente negativa por parte de la ciudadanía, acrecentada sobre todo, a partir de las protestas realizadas debido a la aprobación de la llamada reforma educativa.

Durante el mes pasado, especialmente en la televisión abierta (aunque los demás medios como la radio o la prensa escrita no quedan exentos), fuimos espectadores de un tratamiento por demás sesgado y superficial de la situación. Fue común observar “notas” y “reportajes” en los que se evidenciaban los “actos vandálicos” en los que incurrían las maestras y maestros, en donde solo se mostraban los testimonios de personas afectadas por las marchas y bloqueos, de comerciantes que clamaban justicia por las afectaciones a sus negocios y de padres de familia indignados porque sus hijas e hijos no podían asistir a clases. Poco se habló (por lo menos a profundidad) de las razones y demandas de los docentes, poco se escucharon sus voces y sus puntos de vista. Tanto así, que la CNTE realizó varios reclamos a través de marchas y cercos a las dos televisoras más importantes de nuestro país, logrando con ello algunos minutos en sus noticieros principales.

Los medios han sido totalmente unidimensionales al abordar una problemática sumamente compleja y llena de aristas. En su gran mayoría, salvo honrosas excepciones, han reducido la problemática a un esquema polarizado de “buenos” contra “malos”, a unas cuantas líneas dentro de las cuales han enmarcado todo el proceder de los distintos actores involucrados, ignorando los contextos históricos y sociales. La mayoría de los medios han criminalizado los actos de las y los maestros, sin embargo algunos por su parte, haciendo uso de una visión por demás demagógica, se han volcado hacia el lado contrario, victimizando al gremio magisterial y satanizando las acciones gubernamentales. De una u otra forma, los medios han hecho un maniqueo tratamiento de la problemática, casi siempre desde la visceralidad, y las menos de las veces desde una visión crítica.

Si, como hemos tratado en columnas anteriores, los medios son los encargados de ejercer con sus acciones el derecho de la ciudadanía de estar informada, al mostrar solo una cara de la realidad, poco han contribuido a brindar una visión completa de la problemática a la ciudadana y ciudadano común. Al respeto, resulta significativo que, según una encuesta de Parametría, un 27 por ciento de la población no conozca a ciencia cierta cuales son las demandas de la CNTE. Por supuesto que no podemos culpar directamente a los medios de ese hecho, como tampoco de la  imagen que se ha construido de dicho gremio, pues sabemos que la opinión se conforma a partir de muchos otros factores. Sin embargo, sí podemos decir que poco han contribuido a formar opiniones críticas, a propiciar  la discusión desde la argumentación racional. Para muestra, habrá que mirar los comentarios en las redes sociales en donde el lenguaje del odio es común denominador. Los ánimos crispados comprometen a los medios a hacer coberturas y reflexiones responsables que favorezcan a la plena discusión de ideas y no de emociones enconadas.

En una sociedad democrática, o que aspira a serlo, los medios también tienen que contribuir con ese propósito; no me parece indeseable que cada medio tenga alguna inclinación ideológica, de hecho es sano que sea así, pues se favorece al pluralismo; sin embargo esto no significa que se deba silenciar parte de la realidad. Sabemos bien que la objetividad en toda la extensión de la palabra es imposible, sin embargo, sí es posible ofrecer a las audiencias las diferentes caras y matices de los hechos, para que éstas tengan elementos suficientes para conformar sus propias opiniones.

Si queremos construir una mejor sociedad, necesitamos medios que, a partir de la discusión y confrontación crítica de ideas, contribuyan a la configuración de consensos democráticos y no a polarizaciones ideologizantes, que poco ayudan a la solución del conflicto.

 

*Coordinador del Comité de Difusión de la Amedi  Oaxaca 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s